Aún no eres un seguidor del blog?!

lunes, 17 de noviembre de 2014

"Herejía de Horus VII (Legión)", de Dan Abnett

Aprovechando un impass entre libros he retomado la lectura de la saga de la Herejía de Horus (cuya traducción al castellano fue lamentablemente interrumpida hace ya unos meses). En este caso, obviando algunos de los volúmenes que seguirían en orden al último que leí para llegar al séptimo publicado. Un libro que además adquirí por recomendación de un amigo, ya que la historia que contiene no me llamaba la atención, y que ha resultado ser una muy satisfactoria sorpresa.

Tampoco es que convencerme para adquirir Legión fuera tan complicado, ya que ese amigo jugó una baza muy buena: su autor es Dan Abnett. Y para alguien que disfrutó tanto con la saga del Inquisidor Eisenhorn, esa era una razón más que válida para confiar en la calidad del relato. Un convencimiento que se vio corroborado por completo. Aunque, hasta que no cogí el libro y empecé a pasar páginas, embarcarme en una lectura sobre la Legión Alfa (cuyo trasfondo en el juego es casi inexistente, y siempre había considerado una legión "de segunda fila") no me parecía demasiado interesante. Máxime cuando la sinopsis sugiere que se trata de eventos apartados de la trama principal de la Herejía de Horus. Sin embargo, debo reconocer que la forma en que Abnett desarrolla la trama y, sobre todo, la resolución final, te absorben para luego escupirte y dejarte con esa cara de "esto no me lo esperaba" que sólo algunas historias consiguen.

¿Y cuál es la trama de Legión? Pues se trata de la campaña contra el planeta Nurth, durante los últimos años de la Pre-Herejía. Otra de esas misiones de "reencuentro" con las sociedades humanas que habían quedado aisladas del resto en la Era de los Conflictos y que, una vez más, acabó como una simple invasión y exterminio de los habitantes del planeta. Sin embargo, a diferencia de todas las ocasiones anteriores, la 670ª Flota Expedicionaria del Imperio de Terra se iba a encontrar en Nurth con un rival que le pondría las cosas muy difíciles.

En estas circunstancias, la historia se va desgranando a través de un numeroso grupo de personajes de la flota, de los que dos mantienen una relevancia mayor: John Grammaticus y Peto Soneka. El primero es un psíquico de alto nivel que actúa como espía infiltrado entre los nurthenos... y cuya lealtad resulta estar realmente del lado de una facción poderosa y sorprendente en extremo: la Cábala. Peto Soneka es un oficial de alto rango de la Geno Cinco-Dos Chilíada, una brigada cuyo origen se ubica en tiempos anteriores a la fundación del Imperio, que se verá envuelto de pronto en el peligroso juego del cambio de lealtades, las intrigas y las mentiras. Y por detrás, como una sombra, a veces más un enemigo que un aliado, atisbamos la actividad de la Legión Alfa.

Dan Abnett aplica en esta obra esa maestría que posee para narrar historias de espionaje, tal y como hizo en la saga del Inquisidor Eisenhorn. A pesar de estar narrando unos sucesos que tienen lugar en plena campaña de conquista, y de contar con una legión de marines espaciales para regodearse en combates extraordinarios, la parte "bélica" queda en segundo plano durante la mayoría del tiempo para centrarse en las dudas que acosan a los protagonistas: dudas sobre estar haciendo lo correcto al engañar a los suyos, dudas respecto a aquellos a los que sirven, dudas sobre la lealtad de aquellos que les rodean... Durante el 90% de la novela no sólo no tenemos claro cuáles son las intenciones de la Legión Alfa o de esa Cábala que guía a Grammaticus, si no que es imposible saber a cuál de las facciones deberíamos considerar "malvada".

Sólo en el último tramo de la historia se aparta un poco ese velo misterioso y podemos vislumbrar, de una forma muy fugaz, cuáles pueden ser las verdaderas intenciones de las dos fuerzas que han estado usando como peones a los componentes de la 670ª Flota. La más curiosa, por lo inesperada, es la Cábala: un elemento que resulta poco menos que incompatible con todo el trasfondo "canónico" del universo Warhammer 40000, ya que es una especie de Consejo de Seguridad de razas alienígenas. Y que, si bien demuestra tener intenciones benéficas para la supervivencia del universo, sólo puede plantear medidas desesperadas para conseguirlo. En el otro lado, la Legión Alfa se muestra como una fuerza bajo sospecha: sus métodos no tienen nada que ver con el procedimiento habitual de los marines espaciales, y tanto su gusto por el subterfugio como el uso de agentes dobles, la mentira y la tortura recordarán mucho a los aficionados otras historias que involucran a la Inquisición. Y que, llegado el momento, deberán tomar una decisión muy complicada para cumplir con el juramento que hicieron de proteger a la Humanidad.

¿Qué más puedo contar para acabar esta reseña sin estropear el misterio final? Pues que, tal y como han ido haciendo en esta saga con mucha de la "historia conocida" del universo Warhammer 40000, al acabar la novela nos encontraremos replanteándonos nuestras filias y fobias hacia el "bendito" Imperio de la Humanidad o las "Legiones Traidoras".

viernes, 14 de noviembre de 2014

Eurosteamcon Zaragoza 2014

Después de unos cuantos días, necesarios para recuperarme de la "tunda" que supuso conducir durante casi 700 kms en apenas trece horas, os traigo hoy la crónica de mi experiencia en la Eurosteamcon de Zaragoza.

En primer lugar, confieso que nunca me habría planteado la locura de un Madrid-Zaragoza-Madrid de no haber sido porque Pedro Moscatel (autor Acrónico de la propia Zaragoza) nos comentó que se iba a realizar una presentación conjunta de Ácronos 2 y Calabazas en el Trastero: Steampunk, y nos preguntó a los demás por nuestra disponibilidad para acompañarle en el evento. Y una vez más, ese loco instinto egomaníaco del escritor me empujó a ofrecerme voluntario. Una decisión que sólo me planteó dudas el mismo día del viaje, cuando el despertador comenzó a sonar a las siete de la mañana.

Por suerte no se me ocurrió echarme atrás, porque la experiencia que me esperaba en Zaragoza ha sido de las mejores que he tenido en mi corta carrera en el mundillo literario (y el steampunk en concreto). Bien es cierto que el lugar elegido para la convención no disponía de esa pátina "retro" que lucen otros, como la Estación del Norte en Barcelona; pero en cuanto empezaron a aparecer los asistentes con sus galas, el contenido eclipsó al continente: damas victorianas (de armas tomar), aventureros, caballeros... fueron ocupando el espacio y haciendo que el evento resultase de lo más colorido.


(Una muestra de los vestuarios que se lucieron. Fotografía de Julio Marín)

Debido a la estrechez de mi agenda, la presentación de Ácronos se había programado en el horario matutino. Y allí me presenté, con mis "galas victorianas", dispuesto a cantar las bondades de la antología junto a Pedro. Un objetivo que quedó más que cumplido tras charlar sobre nuestras respectivas influencias literarias, los relatos con los que habíamos participado, los géneros "herederos" del steam, nuestros proyectos futuros, y una entretenida ronda de preguntas que puso sobre la mesa, entre otros temas, la pujanza de escritoras en el Steampunk.

A la hora de comer, mi vergüenza (la que aún me queda) me impidió unirme al Picnic Victoriano que se había organizado. Pero aún así, pude disfrutar después con fuerzas renovadas de las actividades programadas para el horario de tarde, y ser testigo del éxito de asistencia de la convocatoria.

Antes de hablar de las cosas que más me gustaron, no quiero dejar de mencionar a quienes fueron a la Eurosteamcon a mostrar su habilidad o poner al alcance de los aficionados libros y juegos inspirados en ese universo. Hubo allí un buen muestrario de vestidos, complementos, armamento y, como ya he dicho, libros y juegos para todo aquel con ganas de aumentar su arsenal Steam. Y además, la organización contó con unas cuantas actividades destinadas a entretener a los asistentes: talleres para fabricar rayguns, otro para decorar las cubiertas de libros con detalles steampunk, una charla en la que se dieron sugerencias sobre cómo usar Arduino e impresoras 3D para crear complementos interactivos... y la muy simpática Regata de Dirigibles.

Mención aparte merece una actividad que me había ilusionado desde que vi por primera vez la programación, y que fue la principal razón para quedarme allí más tiempo del que mi agenda de viaje recomendaba: la proyección de Viaje a la Luna, de Georges Mèlies, acompañada por un pianista "in situ". Se trataba de una copia de la versión coloreada, restaurada por la Filmoteca de Cataluña. Una experiencia curiosa y muy simpática, desde luego.

En definitiva, que se trató de una jornada maratoniana pero muy satisfactoria. Personalmente me encantaría poder repetir en el futuro... con más calma, eso sí. Y sólo me entristece (aparte de no haber podido quedarme) que la promesa de firmarle su ejemplar de Ácronos a Ana Sihaya que hice en Facebook no pudiera cumplirse.

Así que ya sabéis... si el año que viene vuelve a organizarse, no dejéis de pasar la oportunidad y acercaros a Zaragoza.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Tiramisú entre Libros (Cuánto Tiempoooo!!): Terror y Misterio

Poco puedo contar sobre esta iniciativa, nacida del foro de Anika entre libros, porque nunca he tenido la fortuna de lograr acudir a ninguno de sus eventos. Sin embargo, y como goloso confeso que soy, en el pasado ha estado muchas veces marcado en rojo en el calendario. 

Sin embargo, esta vez estoy casi obligado a hacer cualquier esfuerzo posible por poder asistir. Terror y Misterio son dos de mis temas más recurrentes en los últimos tiempos, y todo lo que se pueda aprender para mejorar será bienvenido. 


Así pues, recordar: 8 de Noviembre. Fnac Callao. Tiramisú entre libros. Tiramisú. Y Terror. Tiramisú. Y Misterio. 

sábado, 1 de noviembre de 2014

Por Halloween... Terrores Que se Avecinan

Para no romper con la sana costumbre de publicar un artículo el primer día de cada mes (y prometiendo que en Diciembre volveré a traer un autor para que le conozcáis mejor), voy a aprovechar la celebración de Halloween para comentaros un par de noticias que le vienen muy a propósito a estas fechas.

La primera es un recordatorio sobre algo de lo que ya había hablado, debido a una oferta que quizá queráis aprovechar alguno: a partir de hoy, y durante un tiempo limitado, Ediciones Javisa23 va a ofrecer a mitad de precio la colección de cuentos formada por los mejores relatos del concurso Mil Palabras: Terror. Como ya conté recientemente, esta fue una convocatoria que tenía casi olvidada hasta que me notificaron que era uno de los tres ganadores.

Así pues, si sois aficionados a que os pongan la piel de gallina, os animo a ir a la página de reservas, disfrutar con las veinte historias de terror que contiene... y apuntar de paso el nombre de algún autor al que empezar a tener en cuenta. Que seguro que lo hay.

La segunda noticia tiene que ver con un proyecto en el que me hizo mucha ilusión participar, pero cuya publicación se había ido posponiendo desde el año pasado. Se trata de Dónde reside el Horror, la nueva colección de relatos inspirados en los mundos de H.P. Lovecraft que Edge Entertainment va a añadir a su línea de Los Mitos de Cthulhu (junto a Los Nuevos Mitos de Cthulhu y Las Mil Caras de Nyarlathotep).

Ya he comentado en alguna ocasión que yo tengo antecedentes roleros. Y La llamada de Cthulhu ha sido con bastante probabilidad uno de los juegos con los que he debido de entretenerme más horas. Así que cuando apareció un mensaje en la lista de correos de NOCTE, pidiendo relatos que se apoyasen en esa ambientación, me empecé a devanar los sesos para imaginar una historia que estuviera a la altura de ese reto. Y debo reconocer que me supuso un gran esfuerzo, ya que la antología se regía por la premisa de que debía concederse el mayor protagonismo al lugar en el que transcurría la historia. Y eso provocó que mi primera propuesta fuera rechazada. Pero aún así, y con el tiempo casi cumplido, fui capaz de presentar otro relato que, esta vez sí, agradó al responsable de seleccionar qué obras iban a ser incluidas.

Hubo una vez un lugar es un relato que, valga la inmodestia, va a recordar a los aficionados esas historias de Lovecraft que pueden haber leído de él tiempo atrás. Hace poco lo repasaba, lamentándome por no tener ya la oportunidad de corregir tal o cual detalle, y pensando a la vez que había usado un lenguaje un tanto anticuado y recargado, pero que precisamente ese detalle lo ponía muy cerca de los cuentos Lovecraftianos que recordaba. Además, la puesta en escena tiene no poco de sinopsis para un tarde de rol, y me alegraría saber que el relato pudiera servir de inspiración a otros jugadores para pasar un buen rato investigando misterios sobrenaturales.

Y así, con este pequeño avance de próximas obras, me despido y os dejo descansar de la que, supongo, ha sido una ajetreada noche entre zombies, vampiros, y demás calaña no-muerta.