Aún no eres un seguidor del blog?!

viernes, 24 de abril de 2015

Asustando a las nuevas generaciones

Aunque este año me he quedado con las ganas de poder colarme en alguna sesión de firmas (sufriendo mucha envidia con los tuits y publicaciones en Facebook de los conocidos que han estado al pie del cañón), tampoco puedo quejarme demasiado. Porque, gracias a una reciente amistad literaria, se me presentó la oportunidad de dar una charla en la Semana del Libro de la universidad Carlos III; y, como suelo comentar en estos casos, mi osadía ganó por goleada a mi prudencia. Así que para allá que me fui, dispuesto a compartir lo (poco) que sé con unos cuantos adolescentes.

La verdad es que me hizo mucha ilusión cuando Laura Orens (escritora del álbum ilustrado "Del revés") me escribió para preguntarme si estaría disponible el 21 de Abril y luego empezó a explicarme en qué consistiría el evento: intercambiar anécdotas sobre nuestra llegada al mundillo literario, hablar de nuestras "manías", influencias literarias, métodos de trabajo... e intentar de paso dar consejos útiles a los posibles aspirantes a escritores que tuviéramos entre el público.

Sin embargo (y aquí viene la explicación al título de este artículo), cuando empecé a plantearme los consejos que podría dar a los asistentes, decidí que quería darles una visión de conjunto del mundo editorial (o, por lo menos, del mundo editorial tal y como lo percibe un autor "recién llegado" como yo). De hecho, cuando le expuse a mi compañera de charla cómo pretendía enfocarlo, el guión quedó claramente dividido entre "el romanticismo de la vocación" y "la realidad del mercado editorial" (cuyo desarrollo dejó en mis manos).

(en el estrado, antes de empezar. A esa hora aún temes que sea un patíbulo)

Los que sigáis este blog ya sabéis que, a grandes rasgos, no me puedo quejar de mi trayectoria literaria. Probablemente, esté siendo menos meteórica de lo que a cualquiera le gustaría (una metáfora extraña, la de compararte con un meteoro para hablar de éxito, ¿no? Una carrera veloz que acaba estrellándote...); pero, aún así, pensé que sería bueno exponer de la forma más clara posible cuáles son los pros y los contras que, a mi juicio, tienen los distintos modelos actuales: publicar con una editorial tradicional (siendo un desconocido); lanzarte a la autoedición, animado por las noticias sobre autores que se convierten en super ventas (ignorando todo el trabajo que requiere, antes y después de publicar); o arriesgarte en las procelosas aguas de la co-edición (que desaconsejo por norma, aunque ahora existan algunas excepciones que pueden resultar "aceptables").

(estampa de los dos ponentes, listos para "iluminar" a la concurrencia)

A grandes rasgos, el resultado fue hora y media de charla bastante animada, rematada con la muy reconfortante sensación que te provoca el que algunos de los presentes se te acerquen después a pedir consejo sobre cómo dar sus primeros pasos (no sé si, asustados por mis palabras, o reafirmados en su deseo a pesar de ellas). Casi hasta te arranca una sonrisa ver el respeto con el que te tratan, cuando tú mismo consideras que apenas estás unos peldaños por encima de ellos. Pero, sobre todo, resulta impagable el charlar con alguien y ver en él esa ilusión del "ideal romántico" que el paso de los años va diluyendo en otros.

¿Qué más puedo decir? Que después de esto le sigo perdiendo el miedo a hablar en público y, lo más importante, me voy convenciendo de que puedo afrontar compromisos más allá de la firma de libros (y aportar algo de paso). En resumidas cuentas, que cuenten conmigo para próximos años.

miércoles, 15 de abril de 2015

La hora de mis cuentos "huérfanos"

Supongo que llamar huérfanos a unos cuentos es una forma un tanto extraña de clasificarlos, ya que la paternidad de los mismos está clara y aún (toco madera) no he dejado este mundo. Sin embargo, me quería referir más bien a una falta de "padrino" con los que presentarlos a la sociedad.

El hecho es que, desde el año 2013, he estado buscando una editorial a la que le interesara publicar una serie de relatos que había empezado a escribir unos dos años antes. Una labor bastante ingrata porque parecía imposible obtener una respuesta positiva, a la que además se acabaron añadiendo los comentarios de algunas personas que me venían a decir que "esa temática no interesa actualmente" (donde "interesa" debería sustituirse por "vende" para ser más exactos), de modo que la autoedición empezó a ganar más y más fuerza como mi única opción.

¿Y cuál es la temática de los relatos? Pues revisitar los cuentos clásicos infantiles. En principio no parece que sea un tema muy de mi estilo, más dado a la épica y la ciencia ficción, y de hecho mi único interés por ellos se había reducido a disfrutar con el trabajo de actualización/revisión que habían estado llevando a cabo en series como Once Upon a Time o en los cómics de Fábulas. Incluso ahora, si me preguntasen, ignoro qué clase de influencia pudieron tener esas obras para hacer que los cuentos clásicos empezaran a pulular por mi cabeza. Pero el caso es que, a mediados de 2012, me olvidé de todos los proyectos que tenía sobre la mesa y me centré única y exclusivamente en esos personajes a los que había dejado muy atrás en mi infancia.

(ilustración de Zdzislaw Beksinski)

Perdonad si no me extiendo mucho en explicar el proceso creativo y cómo me planteé la realización de los cuentos, pero eso lo he dejado para la introducción del libro. Porque, y esa es la noticia que quiero presentar, tras años esperando que alguna editorial le diera el Ok a mi propuesta, decidí que no me apetecía seguir aguardando a que "la temática volviera a interesar". Así que me embarqué en la tarea de autoeditarme. Y como primer paso, el otoño pasado busqué a un nutrido grupo de lectores en el foro Abretelibro! para que me hicieran una crítica lo más honesta posible y, así, sacar a la luz todos los posibles defectos que se me hubieran escapado hasta entonces.

El resultado final de sus comentarios va a ver la luz muy pronto, bajo el título de Ni colorín, ni colorado, en el cual presentaré dieciséis relatos inspirados por otros tantos personajes de cuentos infantiles (Peter Pan, la Sirenita, Pinocho, Mowgli, el Sastrecillo Valiente...). Y, si la fortuna quiere aliarse conmigo, espero que sean del agrado de todos aquellos que se han entretenido hasta ahora con  Fábulas, Érase una vez..., Grimm, Merlin, y todas esas películas que están reinterpretando a los personajes de cuentos (y cuyo éxito, en mi fuero interno, me había convencido de que mis relatos podían tener un público más que evidente).

De momento, eso es todo. Dentro de poco os haré la presentación formal, con más información sobre los contenidos y dónde conseguir el libro.

Un saludo para todos.




sábado, 11 de abril de 2015

Regreso a la Fnac

Justo antes de que todo el mundo saliéramos corriendo de nuestras casas para intentar olvidarnos del mundo, en ese breve interludio que es la Semana Santa, los autores de Ácronos 3 nos reunimos para acudir a una cita en la Fnac de Callao en Madrid. Así que, aunque sea con ese retraso crónico que está afectando al blog, allá va...

El 30 de Marzo se convirtió en una jornada redonda para nuestro grupo. A mediodía, empezamos visitando la redacción de la revista LEER, donde nos encontramos con Maica Rivera, redactora y, casi podría decirse así, seguidora de Ácronos desde sus comienzos. Allí, Josué Ramos, Laura López Alfranca y un servidor, pudimos ver la redacción, charlar un rato con ella sobre nuestra experiencia con el Steampunk, la inspiración de cada uno de nuestros relatos, y cuál esperamos que sea el devenir del género en España.


A ese prólogo le siguió la gran guinda del día: la presentación de Ácronos 3 en el espacio cultural de la Fnac. Ante una nutrida audiencia, calmamos los nervios y agarramos el micro Josué Ramos, Armando Valdemar, Esther Galán, Laura López Alfranca y el que suscribe. Al igual que durante los Retro Days de Gilgamesh, contamos también con la asistencia del grupo Steampunk Madrid, lo cual añadió las correspondientes gotas de googles, chalecos vistosos, casacas... y demás especias victorianas que resultan imprescindibles para estos eventos. Todo lo cual ayudó a que disfrutáramos de una hora en la que se habló del origen de Ácronos, de la evolución que ha ido teniendo a lo largo de cada uno de sus volúmenes, de cómo llegó a unirse cada uno a la "loca idea" de Josué, y qué hemos querido ofrecer a los lectores en nuestras obras.


Por supuesto, esta crónica no estaría completa si no añadiera agradecimientos a los que estuvieron "en la sombra" durante el evento (amén de los componentes de Steampunk Madrid, más que visibles): a Virginia Riesco, responsable en parte de que la antología haya sido así; Carlos JackWinchester, referencia del mundo Steampunk que acudió "de incógnito", y Hector Gómez Herrero, compañero de pasados Ácronos que se tornó en reportero gráfico del evento.


Y, para aquellos que se atrevan (o se quedaron con ganas de acudir), ya hay disponible un vídeo de la presentación. A un solo clik.